13 de July de 2018

Vivienda Social 2.0


A propósito del proyecto de vivienda social de Las Condes.

La historia de la vivienda social en Chile inicia con las demandas obreras de fines de 1800. La Ley de “Habitaciones Obreras” del año 1906 da inicio a las primeras implementaciones y acciones de política habitacional por parte del Estado en Chile. Desde sus inicios, estas políticas estaban dirigidas a principalmente a “creación de propietarios”, y se trataban de construcciones de viviendas básicas en terrenos de bajo precio.

En los años 60 se realizó un radical cambio de enfoque en el sistema de viviendas sociales, que estuvo inspirado en el concepto parisino de barrios obreros. Ejemplo de ello lo encontramos en las icónicas Villa Frei y Villa Portales, mas arquitectónicos, mas integrados a la ciudad y de mejor nivel.

En los años 70, se suprimió este nuevo enfoque de la vivienda social para volver a orientarse en los sectores más necesitados, con proyectos menos integrados a la ciudad.

Recién en los años 90, mas bien a fines de esa década, las políticas habitacionales comenzaron a integrar a la ciudad, tanto a los nuevos como a los proyectos ya construidos.

Durante los años 2000 y subsiguientes, se implementaron políticas para la mejora de viviendas, de su entorno y nuevas políticas habitacionales dirigidas a la clase media, densificando zonas ya consolidadas de la ciudad con construcción en altura.

Si bien podemos decir que desde aquellos días a la fecha se han logrado grandes avances, aún nos queda mucho por hacer.

La migración desde el campo a la ciudad, ha presionado a disminuir el espacio disponible para la construcción de viviendas sociales y a aumentar el precio de los terrenos disponibles para construcción, debido a los límites definidos para la ciudad.

Además, no solo ha crecido la población, también lo ha hecho su ingreso y nivel educacional.

Chile ha cambiado, las condiciones y necesidades sociales han cambiado, es hora de hacer cambios para adecuarnos a la realidad actual.

Con los años se han distinguido las viviendas sociales en urbanas y rurales. Actualmente, los programas rurales y urbanos se han ampliado, tanto en construcción, como en el mejoramiento o en la ampliación de las viviendas, y en el mejoramiento del entorno, la accesibilidad y el equipamiento comunitario.

Pero, la realidad va mas rápido de lo que podemos avanzar. La actual propuesta del alcalde de Las Condes para su comuna ha despertado una serie de reacciones en los vecinos, que mas allá de pensar en sus motivaciones, se plantea la consecuencia, llamémosle “ubicabilidad” de las viviendas sociales.

Queremos decir, que dada la necesidad de construir muchas viviendas para suplir la necesidades de la población, con los años se buscaban terrenos de bajo costo, lo que a la larga permite construir mas casas, pero a mayor distancia de la ciudad.

Hoy vemos que muchos compatriotas, en las ciudades mas grandes, deben cruzar grandes distancias para llegar a sus trabajos.

No hay viviendas sociales disponibles cerca de los lugares de trabajo.

Es necesario plantear la necesidad de una política de movilidad habitacional como un apoyo a las familias que necesitan trasladarse de domicilio dentro de la ciudad o del país.

Adicionalmente, se requiere de una vivienda social a largo plazo para el crecimiento de las familias. Llamémoslo un subsidio progresivo al crecimiento familiar.

Basta por hoy, en las próximas publicaciones iremos ampliando estas ideas y conceptos.

Si quieres realizar tu aporte de ideas, te invitamos a escribirnos a diego@subsidio.cl

Fuente: Editorial Subsidio.cl